SOLICITUD DE INFORMACIÓN
BUSCAR
 
INICIO
Asunción de Ntra. Sra.
Jesús Maestro
Ntra. Sra. de Altabás
Ntra. Sra. de Movera
Ntra. Sra. de Nazaret
Ntra. Sra. del Rosario
San Andrés Apóstol 
San Gregorio Ostiense
NTRA. SRA DE BELEN 
San Juan Bautista
San Pio X 
Santa Isabel de Portugal
Santa Ana
STA. MARIA, REINA MARTIRES 
REUNION DE SACERDOTES 
MATERIALES - RECURSOS 
CONSEJO DE PASTORAL 
COORDINADORA CATEQUESIS 
GALERIA DE IMAGENES
NOTICIAS
DOCUMENTOS
SOLICITUD DE INFORMACIÓN
 
NOTICIAS
CONSULTAR HISTÓRICO DE NOTICIAS
COMUNICADO ANTE EL DIA DE LA MUJER TRABAJADORA
Comunicado de la Pastroal Obrera de Zaragoza ante el Dia Internacional de la Mujer Trabajadora.

COMUNICADO ANTE EL DIA DE LA MUJER TRABAJADORA

8 Marzo de 2012: Día en que queremos centrar la mirada en las mujeres.

En el año en que recordamos el 50 aniversario del Concilio Vaticano II traemos a la memoria un texto que se dirigió a las mujeres: «Llega la hora, ha llegado la hora en que la vocación de la mujer se cumple en plenitud, la hora en que la mujer adquiere en el mundo una influencia, un peso, un poder jamás alcanzados hasta ahora. Por eso, en este momento en que la humanidad conoce una mutación tan profunda, las mujeres llenas del espíritu del Evangelio pueden ayudar tanto a que la humanidad no decaiga»[1].

Hoy, sin embargo, podemos denunciar que ese profundo cambio del papel de la mujer en la sociedad no se ha completado; más aún, está en peligro, pues cada día son mayores las cargas que recaen sobre ella, encorvándola e impidiendo erguir su dignidad.

Cargas que podemos ver en los efectos de la persistente crisis económica, a los que se añaden los de unas políticas de ajuste y recortes que, como los propios gobiernos afirman sin pudor, están al servicio de los mercados, y supeditan la dignidad de las personas a sus intereses y beneficios, especialmente la de las más desfavorecidas y vulnerables, entre las que se encuentran las mujeres. No en vano los recortes están siendo más amplios en sectores fuertemente feminizados, como sanidad y educación, y pretenden su privatización, a modo de ofrenda en favor de las grandes empresas y bancos. Por otra parte, esos recortes suponen una menor provisión de bienes públicos de atención y cuidado (guarderías, servicios de dependencia, etc.) lo que implicará más horas de trabajo doméstico femenino y un retroceso en la igualdad y la corresponsabilidad.

El paro es otra enorme losa sobre las mujeres. El año 2011 se cerró con una tasa de paro femenina del 23,32%, llegando al 70% para las mujeres más jóvenes, entre 16 y 19 años, y el 42% para las mujeres de entre 20 y 24 años. Estas cifras hacen de  España el país europeo con mayor desempleo entre las mujeres, situación que aún puede deteriorarse más con la última reforma laboral, ya que desequilibra notable la relación de fuerzas entre capital y trabajo, a favor de este último que ve como se le facilita y abarata el despido, se le permite reducir los salarios, endurecer las condiciones laborales... y, además, hace que las trabajadoras vean mermadas sus posibilidades de conciliación de la vida laboral y familiar.

Esas políticas de recortes laborales y sociales, que los gobiernos justifican como necesarias para combatir la crisis, lo que realmente están produciendo es el aumento de los niveles de pobreza y exclusión, convertidas ya en problemas estructurales que agravan las desigualdades, ya sea la brecha entre ricos y pobres, o la desigualdad entre hombres y mujeres, y representan una grave amenaza para la convivencia social y el desarrollo democrático.

Desde la Delegación de Pastoral Obrera hacemos, por todo ello, hacemos un llamamiento a la reflexión, la acción y el compromiso para lograr la igualdad entre mujeres y hombres en nuestra sociedad. Y también, recordando el Concilio Vaticano II en su 50 aniversario, una llamada para avanzar hacia la igualdad en el seno de nuestra Iglesia, a fin de que la aportación femenina enriquezca decididamente a la comunidad eclesial.

 Y lo hacemos evocando el pasaje de la mujer encorvada (Lc 13, 10-16) para que al igual que aquella mujer encorvada a la que Jesús se acercó y enderezó, podamos todos vivir erguidos y ayudar a enderezarse a otros, porque esa mujer, nosotros, mujeres y hombres, estamos llamados a ponernos en pie y a glorificar a Dios. Porque esa mujer nos recuerda que en todas partes donde haya seres humanos que se enderezan el Reino de Dios está cerca.

Delegación Diocesana de Pastoral Obrera de Zaragoza. Marzo 2012



[1] Mensaje del Concilio a las Mujeres, 8 de diciembre de 1965


Optimizado para 1024x768 - © Copyright 2022 - Vicaria II Tiempo de carga 0.125262seg. desde la IP: 3.238.225.8